Carne imortal

Eu tenho horror da morte.
Mas às vezes, quando penso
que sob a terra hei-de tornar-me
alimento de raízes,
seiva que subirá por caules frescos,
grande árvore que centuplique talvez
a minha pequena estatura,
digo: – Meu corpo:
és imortal.
E toco com prazer
coxas e seios,
o cabelo e as costas,
pensando: Acaso apalpo
os ramos de um cedro,
as palhas de um ninho,
a terra de um sulco
tépido como carne feminina?
E extasiada murmuro:
– Corpo meu: és feito
de substância imortal!

Juana de Ibarbourou, Uruguay, (1892 – 1979), tradução de Soledade Santos

Carne inmortal

Yo le tengo horror a la muerte.
Mas a veces cuando pienso
que bajo de la tierra he de volver
abono de raíces,
savia que subirá por tallos frescos
árbol alto que acaso centuplique
mi mermada estatura,
me digo: -Cuerpo mío:
Tú eres inmortal.
Y con fruición me toco
los muslos y los senos,
el cabello y la espalda,
pensando: ¿Palpo acaso
el ramaje de un cedro,
las pajuelas de un nido,
la tierra de algún surco
tibio como de carne femenina?
Y extasiada murmuro:
-Cuerpo mío: ¡Estás hecho
de sustancia inmortal!

Juana de Ibarbourou, in La poesía de los árboles,  Antología de poemas de los árboles y el bosque, selección de Ignacio Abella, La Editorial de Urueña, Castilla Tradicional S.L.,1ª Edición: Diciembre de 2010

Anúncios